Vuelven los slips

Estamos acostumbrados al movimiento cíclico de la industria de la moda y a regresos de prendas de hace 10 años a nuestros armarios bien porque una celebrity las ha rescatado del olvido o porque una firma ha tomado la decisión estratégica de ponerlas de nuevo en nuestras vidas. Así lo que un día fue desterrado al desuso, se recupera hoy como lo más trendy que se pueda vestir.

Y la ropa interior no se queda al margen de estas idas y venidas. De hecho, estamos ante el retorno de una pieza masculina relegada hasta hace poco al baúl de los recuerdos: el slip. Muchos jóvenes de hoy en día ni siquiera habrán tenido uno ya que la tendencia más extendida de los últimos tiempos ha sido protagonizada por los bóxers (cortos, largos, de tejidos, tonos y estampados varios…). Sin embargo, esta pieza ha encontrado su billete de vuelta a los escenarios y lo hace con toda su artillería pesada.

Las mejores firmas de moda íntima la han convertido en su prenda referente y lo han colocado a la cabeza de su oferta dotándolo del protagonismo que había perdido ya desde los 80. Brinda la sujeción necesaria, proporciona comodidad, facilita su adaptación a la cintura y piernas, no se desplaza….

Y es que, el modelo actual ha experimentado importantes cambios y mejoras en lo que a calidad de tejidos y costuras se refiere. Hoy se caracteriza por un talle bajo, transpirabilidad y ajustes extra. Se ha reducido el tamaño de la tela para dar la sensación de una prenda mucho más ergonométrica y se han eliminado aberturas delanteras para ofrecer modelos más compactos de lo que fueron antaño. Resulta más práctico, también, porque ofrece mayor sujeción y no se marca debajo de los pantalones, lo cual resulta más complicado de conseguir con unos bóxers.

En fin, es un cúmulo de virtudes que, además, resulta sexy. Y es que esta es su nueva carta de presentación en sociedad…A las bondades del slip, se ha unido un acompañamiento mediático impactante gracias a campañas publicitarias que han contado con modelos de pasarela. Es decir, que se han realizado grandes esfuerzos para que su uso ya no suene a pasado sino a futuro.

Así que, independientemente de los gustos particulares, lo que queda claro es que el slip ha vuelto. Y será lo más habitual verlo expuesto en escaparates o lucido por algún célebre deportista o actor en la televisión. Inundará los mostradores de las tiendas y se hablará de ello en los medios. Otra cosa es que, por motivos personales, uno decida no sumarse al carro y mantenerse firme en sus costumbres. Aunque no está de más recordar que es un slip completamente renovado y que puede aportar un toque de confort y encanto al habitual cajón de ropa interior.

¿Quién se anima?